¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 17 de agosto de 2016

Reseña de País de las sombras largas de Hans Ruesch

¿Largas de duración o longitud?
Título: País de las sombras largas
Autor: Hans Ruesch  
Editorial: Ediciones La Isla
Género: Ficción, Histórico
País donde sucede: Alaska, casquetes polares
País de origen del autor: Italia
Páginas: 284
Días para acabarlo: 4
Calificación personal: 4.9/5

Previo: Diatriba contra el hombre blanco y su religión

¿Qué carajos le dio el poder al hombre blanco para creerse superior y “colonizar” tierras de “indígenas” con su insulsa religión evangelista? Tal vez no sea el qué, sino el quién… sí, es correcto, yo también estoy pensando en Jesús el tipo de la barba larga. Estoy molesto, estoy harto de que una religión sea tan absurda para poder creerse superior a otra, incluso que se den aires de grandeza y puedan invadir otros lugares. Honestamente no sé de dónde hayan sacado eso, y estoy seguro que la biblia no decía algo similar eso. Y mi diatriba comienza con mi propio país, fuimos “colonizados” por una bola de hombres blancos con una puta religión falsa y pésimos hábitos de higiene (tal vez no sean pésimos sino nulos). Mi enojo reside al imaginarnos como un pueblo libre y con sus costumbres propias, sé que la globalización nos hubiera tocado en algún punto, pero creo que conservaríamos rasgos más propios, y no adoptados como los que ahora tenemos (de pueblo meramente malinchista). Me gustaría imaginarme como un azteca que sigue creyendo en la lluvia o en la noche, todo reside en los dioses en los que creemos.

Tal vez no entendieron muy bien de qué iba el previo, porque mi enojo sobrepasó mi capacidad de raciocinio. Pero el punto principal era criticar –abiertamente– a los blancos (léase europeos) por colonizar algo que no les pertenecía, y peor aún traer sus enfermedades, ideologías y absurdas religiones carentes de consideración. Putos oportunistas.

¿Cómo lo conseguí?

… Por motivos personales le había rehuido a este libro. Este fue el último libro que le compré al señor de los libros. Le había estado rehuyendo desde su enfermedad; ha pasado un mes desde su muerte y por fin he podido concluirlo. De alguna forma u otra esta es una reseña dedicada a él. Gracias por el último libro, nunca lo obsequiaré.


Un poco acerca del autor…

Nunca había oído hablar del autor, me enteré que en la primera parte de su vida fue piloto de carreras, después fue novelista (esta novela fue inspirada por una película que él vio) y finalmente un aguerrido activista en favor de los animales. Murió en el 2007. 


Reseña

La historia comienza con Ernenek un joven inuit que está a la espera de su hermano que trae a sus hijas para juntarse con él. Mientras él espera, su vecino (no es realmente vecino porque las distancias son extremas) avista un oso polar famélico, ambos deciden cazarlo a través de todo el casquete polar. Pero la cacería dura más de lo esperado…

Cuando ambos hombres victoriosos vuelven, también lo hace el hermano de Ernenek, y trae consigo a sus dos hijas justo como lo prometió.  En ese momento Ernenek deberá decidir con cuál hija quedarse, los inuit no deciden según belleza física sino capacidades físicas que les ayudarán a sobrevivir. Es entonces cuando un viajero llega al iglú compartido,  se le adelanta y toma a una de ellas, él se siente deshonrado y comienza la persecución con la hermana sobrante: Asiak.

Así comenzará la historia de esta pareja de inuit, Ernenek y Asiak que se enfrentarán a una cantidad de diversidades climáticas como físicas, pero la que más los pondrá en riesgo será el contacto forzado con el hombre blanco, una tribu desconocida que se cree dueña del mundo y con derechos celestiales para evangelizar a quién sea. ¿Podrán los inuit escapar de esa plaga blanca que los hombres llaman religión? ¿O serán absorbidos por la falsa palabra evangelista?

Opinión

Aquí viene la opinión y sigo exacerbado por el hombre blanco, en cualquier otro caso lo hubiera superado hace un par de renglones atrás, pero… es mi blog y puedo lanzar diatribas a los blancos, negros, amarillos, y religiones que se me dé la gana. El libro es casi perfecto hasta la mitad, cuando se hace el choque cultural con el hombre blanco, es aquí cuando todo comenzó a enojarme. Hubiera sido perfecto si hablara solo de los inuit y sus hermosas tradiciones, pronto comprendí que el choque cultural es algo que sucede y sucedió así que no me quedó más que disfrutar de los climas fríos y las injusticias sociales. Es un ensayo disfrazado de novela, que tiene como objeto mostrar las costumbres inuit.

Me gustó mucho cuando se da la caza del oso polar, las descripciones son tan acertadas que logré sentir frío, bueno no el frío de los menos cuarenta grados centígrados, pero sí un frío inexplicable. También me gustó mucho la escena en la cual dos hombres vienen por Ernenek y uno de ellos termina muriendo en el inhóspito clima de Alaska, a lo que Ernenek debe salvarlo y queda como un héroe… al menos para el hombre al que ha salvado.

La edición no es de las mejores en definitiva, y se me hizo un poco cansado de leer. Pero la forma en la que se narra es bastante digerible, en lo personal hubo algo que me agradó y a muchas personas les desesperó, y fue que los inuit se refieren a sí mismos en tercera persona. Hay muchos paisajes fríos y me imaginé un poco de todos, además me logré hacer una idea de las costumbres raras que tienen… raras para nosotros pero normales para ellos. El misticismo y el poder que tiene su religión en ellos me es preferible a las enseñanzas de la cristiana. Me parece más honesta y natural, dándole el lugar que los muertos merecen… la cuestión de los amuletos es la única que se me figura irreal.

Los hombres y las mujeres me encantan, así de sencillo. En caso de los hombres polares, ellos son hombres de verdad constituidos por la necesidad y por la hombría que dejan de lado muchas cosas absurdas y se ponen a trabajar en cosas reales. En el caso de las mujeres, ellas son pragmáticas y dejan de lado su aspecto físico para ayudar al cazador a ablandar las pieles. Por obvias razones el cazador tiene una mayor jerarquía, pero tampoco es que las mujeres sean inferiores, ellas son una parte inherente del cazador. A las mujeres les atraían los hombres que las mantuvieran bien alimentadas… sin importar si fueran corteses o no.

Un libro recomendado para fanáticos de la ficción histórica y para aquellos que quieren saber más de la cultura en general. Un libro que me recordó enormidades a “La buena tierra” de Pearl S. Buck. Rescato el ejemplo de la bigamia y de la libertad que tienen las mujeres de “reír” con otros hombres. Ah, y para cerrar… ¿ya dije que detesté enormidades la intromisión del hombre blanco y su absurda palabra evangelista? Por el simple hecho de que no es aplicable en una sociedad polar.

El país de las sombras largas es aquel en el que el invierno dura más de una noche…

Citas

"Rehusarse a prestar su propia mujer o el cuchillo, habría sido digno de una inaudita mezquinidad."

"Hacía calor, apenas unos quince grados bajo cero..."

"...tenían que evitar sudas, puesto que sudar significaba morir en una camisa de hielo."

"¿Podía haber algo más bello que perseguir al oso blanco por la cima del mundo?"

"El dolor es signo de que la vida vuelve. Y con la vida torna el dolor. Sólo la muerte es indolora."

"El hombre blanco invadía inexorablemente la tierra blanca, precedido de si fama, acompañado de sus almas, sus tesoros, sus dioses; llevaba cosas que nadie le pedía y tomaba otras sin pedirlas; imponía sus leyes y trasgredía las de los demás."

"¿Sabes por qué prohiben a un hombre tener muchas mujeres y a una mujer tener muchos maridos? Porque los blancos no serían capaces de tratar con equidad a distintos maridos y a distintas mujeres, y esto acarrearía celos, litigos y muertes sin fin." 



No hay comentarios:

Publicar un comentario