¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 5 de octubre de 2016

Reseña de Tenebroso de Juvenal Acosta


¿Sangre o Sangría?



Título: Tenebroso: el último inmortal
Autor: Juvenal Acosta
Editorial: Planeta
Género: Ficción, Contemporáneo, Suspenso
País donde sucede: México
País de origen del autor: México
Páginas: 223
Días para acabarlo: 5
Año de publicación: 2016
Calificación personal: 4.5/5

Previo: ¿Alguien puede imaginar un vampiro mejicano?

Seamos directos, ¿ustedes pueden imaginar un vampiro mejicano? Creo que antes de leer este libro, yo no hubiera podido, y si lo hubiera intentado hacer lo hubiera descrito casi igual físicamente, pero mucho más mal hablado, salvaje o ignorante. De hecho ahora que lo cavilo, nunca me había puesto a pensar en un vampiro mejicano. La primero que puedo imaginar es su dieta, pura vitamina T (tacos, tortas y gorditas), después su aspecto gordinflón, chaparro y prieto, sus modales serían nada presumibles y sería un indignado de lo que sucede a diario pero no hace nada para cambiarlo. Pues el personaje que vi en Tenebroso, es bastante culto, propio y rico… sí, bueno también es desalmado y termina por alimentarse de otros humanos, pero algo malo debía tener. En este punto me encantaría saber cómo imaginan a un vampiro mejicano. ¿Algo así como un gótico de Coyoacán asándose a las doce del día? ¿O un mago con ropa de almacenes Milano? Yo podría imaginar cientos de caras, cuerpos y colmillos diferentes, pero al final su acritud sería la misma. Difícil decisión es de imaginar a un inmortal mejicano…

¿Cómo lo conseguí?


Esta es una recomendación que tenía pendiente desde hace unos meses con un usuario de Goodreads (gracias, Mirella por tan excelente recomendación), así que por fin me decidí a comprarlo y a leerlo a la brevedad. Y aquí está…

Un poco acerca del autor…

Nunca había oído acerca de Juvenal Acosta, sólo lo que pude leer en la mini biografía que viene en la contraportada. Actualmente da clases de literatura en la universidad de California. Lo siguiente que sé, es que me encantaría una entrevista con él, así que atentos que habrá más de él en el blog.

Reseña

Tenemos a Tenebroso, el último inmortal mexicano. Un vampiro en la cima de su adultez, con ciento noventa años, se ve como un mortal de solo treinta y seis años. Su vida transcurre entre tertulias literarias en Coyoacán, cantinas y baños de sangre. Su vida parece estar bien, hasta que comienza a darse cuenta que adquiere las características de las personas que se cena. Es entonces cuando buscará a su milenaria prometida….

Al ponerse en contacto, su relación no se lleva de la mejor forma. Ella –también una inmortal- es la condesa de New York donde se vive un ambiente totalmente diferente, el lujo, las fiestas y las boutiques. Él discurre entre policías corruptos, jóvenes góticos y gorditas de chicharrón. Cuando su prometida descubra una cana en su radiante caballera será el signo inequívoco de que el fin ha comenzado…

 A través de la historia de un vampiro totalmente mejicano se retrata su forma de vida, ascenso y descenso. ¿La sangre humana tiene la capacidad de igualar los sentimientos, manías y miedos del portador? ¿Podrá Tenebroso con la soledad humana y que su especie siga en preservación? ¿La sangre mejicana tendrá un sabor grasoso?

Opinión

La novela es atípica a lo que he leído generalmente, tiene mezcla de varios géneros y estilos narrativos. En partes me sabe a la elocuencia de Ibargüengoitia, en otras a la filosofía de Paz y otras sin remordimiento como Bernardo Esquinca. Esta mezcla de géneros podría funcionar de maravilla para unas personas, pero no para mí; estoy acostumbrado a leer uno o dos géneros en una novela y me supo raro algo más.  Tiene un sabor totalmente mejicano, en cuanto actitudes, paisajes y referencias que lo hace entrañable.

En cuanto a la narrativa, es un poco confusa, ya que se intenta contar su vida diaria, pero ciertos episodios interrumpen la historia principal. Disfruté mucho las primeras cien páginas y después me costó trabajo seguir con la ilación, creo que la novela no tiene un punto definido y son crónicas diarias de un inmortal.

El personaje es en esencia cagado, y propio, bastante propio. Existen monólogos que hablan acerca de la cosmovisión mejicana, esto no me gustó tanto, siento que se discurre la línea de comedia negra (tan mexicana) con la que se inicia. No podría decir que es un libro malo, todo lo contrario es sumamente divertido que me saco risas a carcajadas, solo que a veces se profundiza más en lo que tal vez no se debería… y aunque es totalmente inverosímil creer en un vampiro mexicano, sí se llega a generar una empatía con el personaje y con el entorno. Yo estoy acostumbrado a los vampiros europeos/americanos así que me destornillé de risa con éste.

Los personajes son una rara combinación mexicana, se tiene a las groupies llamadas vampis, al pseudo intelectual, al intelectual mexicano, a los jóvenes góticos, a los abogados del diablo, a la madre muerte y finalmente al vampiro mejicano. Una mezcla que se vuelve aún más inverosímil que al principio, pero que genera episodios bastante chuscos.

 Algo totalmente recomendable para mexicanos como para extranjeros, pero eso sí, se necesita tener la mente bien abierta para imaginar al último inmortal mexicano. Y por supuesto que quiero leer más del señor Acosta.

La próxima vez que deambules por una noche oscura y solitaria, no te preocupes de los asaltantes… preocúpate de los vampiros, ellos son lo doble de peligrosos, y más en luna llena…


Citas

 

“Ella era, una vil calientamachos, una tipa ignorante, mala y cursi, es decir, una chilanga típica.”

 

“El asalto en el DF es una institución noble y antigua, y los habitantes de esta metrópoli somos criados con el conocimiento que es también una ceremonia delicada cuya ejecución, para que sea exitosa y ambas partes sobrevivan, exige el cumplimiento del protocolo estricto.”

 

“Aquellos que son celosos con sus amantes demuestran que no toleran la idea de que en el mundo existen seres más atractivos, más interesantes y más inteligentes que ellos. O sufren porque en el fondo saben que jamás serán tan atractivos, ni tan interesantes o inteligentes como quisieran serlo y temen que su pareja encuentra a otra persona cuya conversación y gracia verbal despierten su interés intelectual y por ende sexual.”


“Imaginé una sociedad moderna donde uno pudiese ir a un Superama a comprar un asaltante en el departamento de esclavos y legumbres y llevárselo a casa, para horas más tarde poder arrancarle el corazón podrido y despellejarlo vivo ante el regocijo unánime de los compadres.”

 

“Ah, ¡la tranquilidad pura y absoluta que nos puede dar la muerte!”

 

“Sentí por primera vez el peso asfixiante de la soledad humana. Sin embargo no sentí tristeza, apenas resignación por lo inevitable.”

 

“Dios es un novelista perverso, un cineasta enfermo, un poeta con sífilis en el cerebro. Dios es un macho mejicano, borracho, empistolado, acomplejado, inseguro y vanidoso.”

 

“¿Por qué Dios nos expone al mal? ¿Por qué Dios le ha permitido al maligno que convierta el mundo en su parque de diversiones? Cómo tú, creo que el mal es necesario.”

 

“El tiempo es el gran asesino. Me duele saber que voy a parpadear, que voy a cerrar los ojos por un instante y que cuando los abra ya no estarás a mi lado.”

 

“Entendí que ella había venido a revelarme un aspecto del deseo que yo no conocía; el sexo como dolor.”

 

“No sé de qué material infernal está hecha la venganza. Es la pasión más venenosa que conozco. Ni siquiera el amor o el deseo sexual se apoderan del cuerpo y la mente con tal insidia. El odio que produce el deseo de venganza es un lobo hambriento, que le come a uno la entraña día y noche.”

 

“La vida es una constante paradoja, una broma cruel. Solamente vale la pena estar vivo si uno busca algo. Estar vivo es desear y mis deseo es estar muertos.”

 

“¿De qué manea misteriosa se dispone quién es superior e inferior? ¿Quién decide quién vive y quién perece? La respuesta es simple: esa decisión no la toma aquél a quien le asiste la razón, ni el más sofisticado intelectualmente, sino siempre el más fuerte. No hay nada que la ética pueda hacer al respecto porque no es dilema moral.”

 

“Ebrios de hemoglobina y besos, nos encerramos en mi habitación a entregarnos a los quehacer propios del amor.”

 

“No sentí ningún remordimiento por la ejecución de los vampiretes porque nuestra obligación en la tierra es sobrevivir.”

 

“Me asombra considerar cuantas personas son tan innecesarias. Hasta que uno las devora.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario