¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 25 de septiembre de 2013

El juego de Ender


Título: El juego de Ender
Autor: Orson Scott Card
Editorial: Nova

Género: Ciencia Ficción Futurista
País de Origen: Estados Unidos
Páginas: 359
Calificación personal: 4.8/5

Reseña
La mitad de los libros que leo son porque sencillamente me atraen. Me atraen por su descripción, la portada o su misma esencia; la otra mitad que leo es por recomendación o por un contexto específico. Este libro fue una recomendación de alguien que no me conocía, pero acertó perfectamente en mis gustos literarios. Antes de leer la reseña, me encantaría que todos se preguntaran: ¿Cuándo un humano deja de ser humano? ¿Hasta qué extremo podemos llegar para satisfacer una necesidad mayor?

“El poder de causar dolor es el único poder que importa, el poder de matar y destrozar; porque si no eres capaz de matar entonces siempre estarás sometido a los que si son capaces y nada, ni nadie te salvara.”

La novela nos adentra en un lejano futuro (donde nunca se clarifica la fecha), donde las guerras en el espacio son una realidad y los niños son entrenados desde pequeños como soldados espaciales. La Tierra ha sido partícipe de un par de guerras contra una raza de seres espaciales llamados “Insectores”, quienes tienen como particularidad que se comunican por medio de la telepatía. La primera guerra fue en defensa de la Tierra y la segunda para intentar acabar con esta amenaza. El contexto de la novela se sitúa en la tercera y última guerra.

“Los niños pierden de vez en cuando y a nadie le preocupa. Los niños no están en escuadras, no son comandantes, no mandan a cuarenta chicos, eso es más de lo que un niño puede soportar sin volverse loco.”

El personaje principal es Ender, hijo tercero de una pareja de genios. Cabe mencionar que en este futuro la natalidad está controlada y las parejas sólo pueden tener dos hijos. Ender ha sido el resultado de un par de experimentos; el primero de sus hermanos, Peter, es extremadamente agresivo; su hermana Valentine es demasiado compasiva, así que se indaga que Ender será la mezcla perfecta entre compasión y agresividad.

“Se debería permitir a las personas que quisieran tener tantos hijos como deseen y el exceso de población se debería enviar a otros mundos, para extender la raza humana por toda la galaxia para que ningún desastre, ninguna invasión, pudiera alcanzar a la raza humana de su aniquilación.”

Así que Ender es llevado a la Academia Espacial de Batalla para que pueda convertirse en un soldado para participar en la Tercera Guerra Espacial. Pero Ender será puesto a prueba en muchos retos, de la cual la mayoría desafían las capacidades de los niños normales. Pronto Ender destaca de los demás y surge una esperanza para poder acabar con el conflicto planetario de una vez por todas.

“Pero esta vez será mi cuerpo el que se haga pedazos. A menos que pueda hacerle pedazos primero…”

El punto central de esta novela no es la guerra planetaria, ni siquiera las causas, mucho menos los paisajes espaciales. El punto central es hasta dónde puede ser presionado un ser humano, en este caso un niño para satisfacer las exigencias de un grupo de personas, hasta cuándo un niño deja de ser niño y se transforma en hombre. ¿Cuándo un niño se transforma en un soldado?

“Nuestra misión es salvar el mundo, no curar corazones heridos. Eres demasiado compasivo.”

Opinión personal

Los libros de ciencia ficción siempre ocupan un lugar predilecto en mí porque me recuerdan mucho a mi temprana juventud, cuando apareció el libro que me marcó como lector: “Crónicas Marcianas”. En un modo tergiverso me recuerda a las narraciones de Bradbury y eso me fascinó.

“Si puedes hacer que sientan lo que me has hecho sentir, quizás te perdonen…”

Lo realmente rescatable del libro es el hecho de jugar con la psique de los niños, dándoles más desafíos y pruebas cada vez. A través de toda la historia se muestra cómo presionan y exigen a los jóvenes, muchos de ellos no soportan los duros tratos y desisten, pero otros lo superan y se transforman en los líderes del mañana. Yo aún no puedo aclarar mi pregunta principal: ¿Hasta qué momento dejamos de pensar por nosotros mismos y nos dejamos llevar por una corriente influente?

“-Creí que era mi amigo,-¿Qué te ha hecho pensar eso, Ender? –Porque... me hablaba con mucha amabilidad, y parecía sincero. No mentía. –No mentiré ahora tampoco, mi trabajo no es ser vuestro amigo. Mi trabajo es fabricar los mejores soldados del mundo. ”

Cabe mencionar que también se dan las descripciones idóneas que un libro de ciencia ficción debe tener. ¿Acaso soy el único que tiene una estrecha admiración por los artilugios del futuro? A mi parecer la historia está ambientada en un tiempo no muy lejano, donde los viajes interplanetarios serán posibles.

“-De modo a que la guerra se debe a que no podemos comunicarnos los unos con los otros. –Si tu compañero no puede explicarte sus razones, nunca estarás seguro de que no intenta matarte.”

El libro me encantó. Al grado que lo terminé en una semana. Es de las lecturas que no puedes soltar porque mueres por saber qué pasa de un momento a otro. La narrativa es bastante sencilla y no usa tecnicismos complicados. En ciertas partes podrías llegar a adivinar qué pasa, pero súbitamente el autor cambia de parecer y te mueve todo; justo cuando crees que has entendido el punto de vista actual. El final me gustó, siento que pude llegar a presentirlo, pero al final sólo fue un truco más.

PD: Deseo hacer un breve agradecimiento a todas las personas que me leen, gracias a todos sus comentarios me siguen animando a escribir día con día. Todos los comentarios sean positivos o negativos siempre serán recibidos con la mayor objetividad posible.

PD2: También deseo agradecer a mi editora (“correctora de estilo, según ella se denomina”) en turno la señorita Diana Bautista (la pueden encontrar en Twitter como @iiDiana), que muchos de sus tips y consejos me han ayudado a mejorar mi manera tan burda de escribir. Yo sólo escribo y ella lo corrige. ¡Gracias por leerme siempre, amoi!




No hay comentarios:

Publicar un comentario