¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

lunes, 16 de junio de 2014

Estas ruinas que ves


Titulo: Estas ruinas que ves
Autor: Jorge Ibargüengoitia
Editorial: Booket
Género: Drama/Crónica
País donde sucede: México
País de origen del autor: México
Páginas: 181
Calificación personal: 4.9/5

Previo: Mujeres, amalas u odialas

Las mujeres. Ese mítico ser que nos produce apoplejía, nos produce amor (y desamor), nos da la vida e incluso nos representa respeto. Un previo no sería suficiente para expresar toda la avalancha de ideas que se me viene a la mente con la palabra "mujer". No es un secreto que los hombres somos idiotas, realmente no somos tan idiotas, las mujeres son demasiado cambiantes  y complicadas. Es difícil saber lo que piensa una mujer y sobre todo mantenerla feliz las 24 horas del día. No negaremos que las mujeres son berrinchudas, enojonas, celosas e incluso mojigatas; ese es justo el motivo por el cual las amamos y necesitamos. Toda la existencia del hombre ha sido marcada por una mujer, y muy probablemente también su final. Así que yo te pregunto hombre: ¿qué sitio ocupan las mujeres en tu vida? y a usted, linda señorita que lee mi blog, ¿qué lugar ocupa en la vida del hombre?

"Había en ella algo vagamente funerario pero sensual."

¿Cómo lo conseguí?
Era de uno de los pocos libros que me hacía falta de leer de Ibargüengoitia, así que gracias a un impulso de gasto desmedido lo encontré. No esperó tanto en la fila como los demás, a ver qué tal le va en la crítica-opinión.

Un poco acerca del autor…
Severos meses han pasado desde el último libro de Ibargüengoitia que según recuerdo fue "Maten al león." Hubo un momento en el que yo decidí leer todas sus obras de "jalón", pero me di cuenta que no las disfrutaba como debería; así que prácticamente ahora ya nunca leo dos libros del mismo autor seguidos. ¿En realidad hay algo que pueda agregar de mi autor mexicano favorito? Joder, que él es el epítome del simbolismo mexicano. Por personas como él me siento orgulloso de ser mexicano. Me identifico tanto…

"Una vez adentro, Malagón palideció. Estaba furioso. Recuerdo la violencia con que abrió la vidriera, la intensidad casi epiléptica cuando les mentó la madre a los niños futbolistas. Nunca vi a nadie recibirla de tan buena gana."

Reseña
Un profesor de literatura decide regresar a su ciudad natal en Guanajuato, Cuévano. Su llegada se une con ciertas festividades y relaciones de eventos que lo hace ser la novedad del pueblo, en gran medida por su sofisticación e intelectualidad.

"El mexicano humilde que busca justicia vuelve a no encontrarla."

Rápidamente el profesor se une con sus antiguos colegas y nuevos profesores, con los cuales se forma una curiosa y muy mejicana relación, basada en la juerga y las tradiciones pueblerinas. Como en todas las novelas de Ibargüengoitia no podía faltar el elemento distintivo: la picardía y las mujeres.

"Comprendí que como buena cuevanense frívola estaba convencida de que toda acción masculina tiene motivos galantes."

Pronto el profesor se adentrará en las costumbres del pueblo, y en las historias que se ciernen en los habitantes de Cuévano, los autodenominados "cuevanenses". Los rumores, chismes, y leyendas harán de las suyas en la trama. Debemos recordar la frase: Infierno grande, pueblo chico.

"Oye, que ingenioso soy a veces cuando estoy borracho ¡las cosas que se me ocurren!"

A través de estos paisajes campiranos, epítomes mejicanos, humor negro, tradiciones pueblerinas y mujeres llenas de concupiscencia desbordable; sobre todo hermosas mujeres provincianas. Ibargüengoitia nos lleva de la mano para describir un estrato de la población de los años 60´s-70´s, pero de la forma que sólo él sabe hacerlo; esa forma tan hilarante y cómica.

¿Pero quién de nosotros no ha sido víctima de vez en cuando de sus malas pasiones? ¿Quién no ha sido tentado por el demonio de la carne? ¿Quién  no ha caído en la tentación? La carne es flaca."

Opinión
Amo la forma de redactar de Ibargüengoitia es tan personal que me hace imaginar cada gesto facial de sus personajes. A lo mejor es porque soy mexicano, pero encuentro toda la empatía posible con sus personajes, situaciones y paisajes. El tipo es excelso.

He notado ciertos patrones en sus libros, fuera de llegar a aburrirme, me asombra. Me encanta indagar en la forma que los renueva. Un ejemplo es la forma en que describe a las mujeres, parece que a él también le encantan los muslos… de pollo. Otro punto sencillamente es la localidad de sus novelas: Guanajuato (le hallé una enorme similitud a Dos crímenes)

"Sonreí cortésmente a la mujer, ella me sonrió a su vez. Tenía ojos negros, los dientes blancos y los muslos bien hechos."

También se hace una historia-ception de otra de sus novelas, "Las muertas". La cuál narra la historia de las Puquianchis, las mayores lideresas de trata de blancas de México jamás conocidas.

Hay un tema del cual no pude dejar de pensar, y es en la facilidad del cinismo que a veces las mujeres presentan. No quiero adelantar nada de la historia, pero hay pasaje donde dos mujeres que comparten al mismo hombre se hacen amigas. Ese es uno de los aspectos de las mujeres que jamás llegaré a entender, a mí sencillamente me estallaría la cabeza. La concupiscencia y el adulterio son temas recurrentes en la literatura mejicana.

"Se me hacía tan raro llegar a casa de ella con tanta gente, sentarme en la sala y verla a ella de anfitriona, ir de un lado a otro preguntando: ¿qué puedo ofrecerte? cuando sabía tan bien o que me gustaba…"

Amo a los protagonistas de sus novelas, sencillamente serían una proyección de mis ideales pueblerinos y liberales. Admiro su forma de conquistar mujeres, dominar la situación y siempre mantener la cabeza fría para poder "chispar la situación". Me hubiese encantado que la novela fuera más larga, se hubiera podido exprimir más. En cuanto al final, me ha encantado, yo ya me lo medio esperaba. Muchos de los finales de Ibargüengoitia son una especie de sátira de tragedia… ¿este será igual?

"Era un aparato verde, rectangular, del tamaño de una hielera, con botones negros. Nadie la conectó, nadie nunca apretó un botón. Tuvo otros usos. Más tarde, ella y yo descubrimos que su tamaño y forma eran ideales para hacer el amor encima."


Quiero que todos pensemos en los epítomes mejicanos, o que al menos pensemos en que cosas nos unen como mexicanos. ¿Qué cosas realmente a ustedes los hacen sentirse orgullosos de ser mexicanos? Yo les puedo adelantar que presumo íntegramente de ser mexicano por mis tradiciones, lugares, cultura e incluso gastronomía, y es un sentimiento que jamás cambiaré. Ser mexicano es algo presumible.


PD1: La primer imagen es porque leí los dos libros... pero el de Los relámpagos de agosto no me gustó, así que decidí no hacer la reseña.

PD2: La última imagen me recuerda a Cuevano, sé que nunca he ido, pero a grandes rasgos así lo imagino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario