¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Baila, Baila, Baila

Título: Baila, Baila, Baila
Autor: Haruki Murakami
Editorial: TusQuets
Género: Drama Surrealista, Ficción, Narrativa
País donde sucede: Japón, Hawái
País de origen del autor: Japón
Páginas: 452
Calificación personal: 4.85 /5

Previo: La otra realidad, la realidad del espejo.

¿Tenemos otra realidad, existimos en otra realidad, habemus en otra realidad? Según algunas teorías físico-cuánticas existe/hay más de una dimensión, la cual es producto de esta misma, incluso puede que “nuestra realidad” sea el producto de otra misma; ¿quién puede saberlo? Ni el mismo Murakami. Lo cierto es que yo creo en otra realidad, en otro tipo de espacio, en otro tipo de ambiente; es un sentimiento que no puedo describir, sólo sé que hay algo más. (No, no es ESO). No digo que exista otro Juan, (de seguro tengo algún hermano perdido), o un Juan con dos cabezas; lo que digo es que posiblemente exista un espacio atemporal donde todo discurre de una manera más pacífica y lenta. Tal vez sí exista otro Juan, tal vez yo sea ese otro Juan. De nuevo, ¿quién puede saber?   

¿Cómo lo conseguí?

Un pequeño préstamo de otra asidua lectora de Murakami. (Que se autodenominó como la chica del mostrador de esta novela). Yo podría decir que me siento realizado cuando transformo a la gente en “Murakamiliebers” o sea que les gusta Murakami o al menos leen algo de él. Recordemos que gracias a él, el blog existe.

Un poco acerca del autor…

Murakami regresó al blog, mis queridos “Murakamiliebers”. Después de una reseña inexistente de Kafka en la orilla aquí tenemos de vuelta algo que se le asimila en sabor y tono. Yo podría definir los libros de Murakami en dos grandes corrientes: “Los oníricos, llenos de ficción e irrealidad” y “los que son menos oníricos, llenos de menos ficción y que se asemejan un poco más a la realidad”. En otras palabras los que están muy fumados, y los que están menos fumados. Esos temas oníricos siempre haciéndose presentes.  Lo próximo que verán aquí será su nuevo libro: Hombres sin Mujeres

Reseña

El personaje de esta ocasión es un redactor freelance que se siente intranquilo con su manera de vida, y no porque sea aburrida, sosa o lineal –epítome de los personajes de Murakami- sino porque ha dejado un asunto inconcluso de su pasado y los recuerdos lo acechan, mejor dicho le son insistentemente molestos. Por lo que él decide regresar a ese hotel…

A su regreso al Hotel Delfín no encuentra lo que espera. El antiguo hotel ha sido derribado y se ha construido uno nuevo y moderno, que solamente mantiene el nombre de su predecesor, esta era la única condición para que fuese edificado. El redactor comienza a investigar –con la parsimonia que nuevamente los caracteriza-, se toma su tiempo, da una vuelta al barrio y finalmente se decide preguntarle a la tímida chica de recepción. Él sabe que ella esconde algo…

Él procede a seguir investigando hasta que encuentra la otra realidad. En este momento todo comienza a desbarajustarse y los personajes comienzan a aparecer. Con la singularidad que los caracteriza, sobre todo por su excentricidad. Una niña pesimista con un agudo sentido, un antiguo compañero del instituto que le traerá problemas y diversiones, un par de prostitutas que aparecen de manera efímera, cerrando con la misteriosa chica de recepción; y ah sí el inolvidable señor carnero.

A través de estas distorsiones de la realidad, situaciones inexplicablemente raras y paisajes externos tales como las playas de Hawái, se entreteje la historia de un redactor que busca cerrar círculos y abrir nuevos; todo el libro está aderezado con una fina selección de rock que tanto fascina a Murakami. ¿Acaso el redactor podrá encontrar la forma de salir de esta realidad alterna o será engullida por esta de manera inexorable? Posiblemente todo esté conectado y todos tengan un papel en esta obra que es precedida por el Señor Carnero.

Opinión

El libro es sencillamente Murakami, si ustedes son asiduos lectores de él, me entenderán enseguida. Aquí es donde se juega con la realidad, con las situaciones y con los límites de la mente. Todos los aspectos anteriormente mencionados se ponen en tela de juicio. Me hacía falta leer algo de él, pasaron 8 meses desde la última vez… claro que le eché en falta.

Alargué un poco el libro porque quería disfrutarlo. Hay ocasiones en las que leo muy rápido solo para concluirlo o saber qué pasa, pero en otras necesito darme pausas espaciadas para tomarle sabor. Creo que el libro se divide según los estados de ánimo que te va generando, y también por los giros que se da en la trama. Yo diría que tiene tres grandes partes: El hombre carnero, Hawái y el Maserati de Gotonda.

Aunque la mayoría de las historias de Murakami se parecen, todas te dejan con un sabor de boca diferente; por ejemplo esta tiene un final definido, y por definido me refiero a que deja mucho menos dudas con la vida de los personajes, que con sus otros libros/finales. Estos personajes tienen algo que te hacen amar y odiar a la vez. Su mezcla es muy rara e incluso inconexa, pero como se puede notar a lo largo de la obra: todo está conectado.

No tengo más halagos para Murakami, ya los han leído todos, pero a mí me hacia falta leer algo así. Los últimos escritos que había leído de él no me habían gustado enteramente, esté se acerca mucho más. Creo que yo sigo buscando algo que se asemeje lo más posible a La crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Por siempre mi libro favorito de él.

Tal vez el mundo no pueda parar, por lo tanto nosotros deberíamos de bailar, bailar, bailar. Porqué esto no va a parar, parar, parar… Ante toda adversidad recuerda bailar.

PD: Si usted no entiende la metáfora, le hace más falta leer  más a Murakami.

"Puede que las prostitutas tengan nombre, pero viven en un mundo que no necesita saberlo."

 "Todos vivíamos en un mundo imaginario donde respirábamos aire imaginario."

"¿Por qué siempre soy yo el que se queda? ¿Y por qué en mis manos permanece siempre la sombra de los que se han desgastado?"

"… Mis arrepentimientos no suelen durar mucho."

"Ella me amaba. Me necesitaba. Por eso había ido hasta ahí por mí. ¿Por qué tienen las cosas que ser tan inequívocas?"

"Los viajes hay que hacerlos en cuanto se le ocurren a uno. Ese es el truco."

"Al pasar un dedo suavemente por la superficie de mi alma, la noté extrañamente áspera. Todo iba desapareciendo en silencio. Como una ráfaga de viento que borrara señales dibujadas sobre la arena. Nadie podía detenerlo."


4 comentarios:

  1. ¡Muy buena reseña! ya le tengo ganas a este libro. ¡¡Te comparto!! una saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Este tipo de libros de Murakami son los que valen la pena. No te arrepentirás. ¿Ya has leído algo de él?

      Eliminar
  2. Lo que me gusta de murakami es que le pone soundtrak a los libros, algo que en lo particular me resulta fascinante , sin contar que la belleza de hacerlo requiere la combinación de talento con las letras y un gusto musical excelso!! Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial porque en este libro se luce! Tiene un excelente gusto. ¡Tienes que leerlo! Abrazo.

      Eliminar