¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 12 de abril de 2017

Reseña de Ciudades desiertas de José Agustin

¡Pinche Susana!
Título: Ciudades desiertas
Autor: José Agustín
Editorial: Debolsillo
Género: Ficción/Romántico
País donde sucede: México
País de origen del autor: México
Año de publicación: 1984
Páginas: 208
Días para acabarlo: 2
Calificación personal: 4.5/5

Previo: Relaciones funcionales y relaciones típicamente mejicanas
                                                      
El día de hoy quiero caer en prejuicios, estereotipos e ignorancia. Seré directo, ¿creen que nuestra sociedad mexicana sea machista en las relaciones de pareja? Me refiero a cuantas veces no hemos oído que todas las parejas pelean, sí, a gritos, sí, haciendo escenitas, y una que otra vez hasta empujones y golpes… y esto no hace más que parecernos normal. ¿Cuántas veces no charlamos con nuestros amigos o amigas que dicen que tenemos que pelear para estar bien y exhibir los problemas que hay? ¿Cuántas veces no nos han dicho -en tono de broma- que el sexo de reconciliación es lo mejor? (no digo que no sea más placentero, pero, ¿mejor?) Y ¿cuántas veces no nos han dicho que las peleas son un proceso natural? Pues hoy quiero estar en contra de todos los estereotipos, no creo que haya una relación que no tenga peleas, lo que digo, o mejor dicho deseo es una relación con los menos problemas posibles. Exacto, suena idílico, lo sé, pero es lo que todos deberíamos intentar lograr. Así como en las empresas existen las metas de "cero accidentes" a mí me gustaría tener la de "cero peleas". Apuesto a que suena inalcanzable, pero sé que cuando encuentras a la persona ideal, madura o más inteligente o segura que tú, es algo bastante factible. ¿Qué les parece mi machismo? ¿Sigue tan arraigado? Igual pueden discernir con mis metas de pareja idílicas…

¿Cómo lo conseguí?

No estoy enteramente seguro en qué momento lo vi anunciado (presiento que por la película), o en qué momento recordé que el buen José Agustín había escrito este título, pero en cuanto se ancló en mi mente una noche, ya no pude sacarlo hasta que lo compré en pdf a la mañana siguiente.


Un poco acerca del autor…

El último libro que había leído de él, fue "Se está haciendo tarde", título con el cual no quedé enteramente maravillado. La idea es leer sus cuentos completos o alguna otra joya que se aparezca por ahí de él. Y como planeo leer todos sus libros, dejaremos el previo hasta aquí.


Reseña

Susana y Eligio son una pareja que lleva años de casados, y aunque su relación no es perfecta, tampoco es la peor. Un buen día, a Susana le llega la invitación para un programa de residencia en Estados Unidos para escritores extranjeros, ella no lo piensa dos veces y se embarca a la aventura.

Eligio sin saber nada de su mujer, consigue saber su paradero y se enrola a una pequeña ciudad en Estados Unidos, todo con tal de recuperarla. Sin saber todo lo que espera… escritores de diferentes países y más que gringos solícitos.

A través de la radiografía de un matrimonio en decadencia con severos problemas de comunicación, se presenta "Ciudades desiertas" una obra del acapulqueño José Agustín, que nos servirá como ejemplo de qué tan desastrosas pueden llegar a ser las relaciones a distancia… ¿Podrá Eligio recuperar a Susana?



Opinión

Lo primero a decir es la narrativa de José Agustín, que es diferente a la de muchos mejicanos. A varios nos podrá parecer algo sobre cargada o exagerada, inclusive ridícula, pero yo sí creo que muchos mexicanos hayan llegado a hablar así en los ochenta… incluso creo que aun no estamos exentos. Simplemente amas su narrativa o la odias, no hay puntos medios.

Realmente no tuve una parte favorita, pero me gustó mucho cuando Eligio llega de sorpresa a un lugar, y el monólogo que se suscita. De hecho preferí más el personaje de él, tal vez porque sea hombre o tal vez porque me puse en su lugar, y eso de no saber un carajo de tu mujer por meses debe hacerte sentir enteramente mal, y no es porque sea un macho mejicano o no, simplemente por el hecho en que la amaba de verdad y fue por ella. Al parecer el amor lo puede todo, y tira todas las barreras… o ¿no?

En las últimas páginas logré identificar por qué odie tanto a Susana, de hecho a través de todo el libro hice evidente que no soportaba a esa señorita. La respuesta es fácil, es porque me veo reflejado en ella, en su actitud valemadrista, en su actitud despreocupada y en la falta de compromiso que ella exhibe (incluso cuando tiene un matrimonio). El hecho es que ella no se siente avergonzada, si quiera de avisar que se va del país… pues bueno, yo me he sentido de la misma forma, y ahora veo cuanto puede hacer sufrir a las personas. Y digo, como Susana, tampoco es que me importe mucho el sentimiento del prójimo.

Los personajes son bastante variados, pero eso sí llenos de estereotipos, desde los estadounidenses patrióticos o hippies, hasta los sudamericanos sencillitos o con su característico acento. Los mexicanos son más nacionales que el nopal, y el buen Eligio es la prueba de esto. Creo que colocar a los escritores en ese contexto, es una misma sátira del autor para burlarse de todos los países y vanagloriar al nuestro.

Es un buen libro, seguramente no el mejor del autor, pero es algo digno para pasar las tardes. Lo disfruté, incluso aunque se fuera en dos días. Y el motivo por el cual no se ganó las cinco estrellas fue porque está un poco más abultado de lo que debería, y a veces tiene detalles de los escritores que van sobrando, pero las descripciones en general son acertadas. Los personajes se desenvuelven bien, y el ritmo es fluido; aunque se nota el declive a la mitad.


Porque una ciudad desierta es aquella que no está el amor de tu vida… no hay respiración, no hay necesidad, no hay amor, no hay nada. 

Citas

"Pensó que debía hacer un último acopio de fuerzas y traerla de las greñas y darle una buena madriza antes de dormir en paz."

"Descubrió que le gustaría muchísimo hacer el amor con ella en ese mismo instante. Pero sería imposible, pensó, quizá nunca volvamos a acostarnos juntos otra vez, se dijo, controlando una oleada asfixiante de angustía."

"Mira, ni creas que ahora vas a llegar a ordenarme lo que tengo que hacer y a exigir cosas, entiende que tú ya te quedaste atrás, y tienes que respetarme como soy, si me fui de México no fue para que llegaras a tronarme el látigo."

"...y después hicieron el amor con rabia, desesperados, como si hacer el amor fuera flagelarse, llorar ininterrumpidamente, el fin de un mundo frágil, membranoso, ardiente, adherente, una zona entre la vida y la muerte."

"Te juro que no sé por qué me cae tan mal ese cabrón, digo, no son celos nada más; es algo que no puedo explicar bien."

"Estaba dominado por una fuerza ardiente, como si cada cinco segundos lo bañara un perol de aceite hirviendo, y no quería pensar, pero no podía evitarlo, hija de la chingada..."

"Pero su casa no era el departamento de la ciudad de México sino un impreciso centro dentro de sí mismo, él cohabitado por ella..."

"Luchaba contra la necesidad de tirarse a los pies de Susana, de lamerle los dedos, de arroparla y llevarla a la cama."

"Eran almas gemelas, de alguna manera los dos estaban mucho más solos que los demás compartiendo el mismo agujero del abismo."

"Pero tú tampoco puedes negar que es dificil entender a una persona que ni siquiera se entiende a ella misma, y que el hecho que estés aquí no garantiza que mañana vuelvas a sentir que se necesita otra revolución y te largues con el primer hombre que pase..."

4 comentarios:

  1. Ok, me has convencido, leeré el libro (si lo encuentro). Seguro igual odiaré a Susana... O a Eligio por buscarla xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, seguro lo hallas en Gandhi.

      Es un buen libro y una buena película, deberías animarte con ambos.

      Eliminar
  2. Pues... Igual odié a Susana, pero también a Eligio. Porque ambos eran insoportables. Hay personas que no saben cuándo deben dejar ir a otras. Ese era su problema, que no tenían el valor de aceptar que ya no había nada... Aunque de cierta manera los admiro por seguir luchando por algo sin arreglo. Es evidente que uno no podía ser sin el otro. Se cansan de estar juntos, buscan libertad provisional y luego regresan. Es su manera de distraerse un rato.

    Me encantó el libro.

    P. C. L.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, alguien tiene cuenta de Blogger. (Recuerdo que hablamos de tu blog) O sea odias una parte de mi... O tal vez dos. ¿Entonces si no era amor que era?

      Gracias por leer la reseña.

      Eliminar