¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

martes, 2 de diciembre de 2014

La tabla de Flandes

Titulo: La tabla de Flandes
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Editorial: Alfaguara
Género: Crónica, Suspenso, Policiaco, Detectives
País donde sucede: España
País de origen del autor: España
Páginas: 410
Calificación personal: 4.8/5

Previo: Jugadores de ajedrez

Tal vez no lo sepan, tal vez sí, pero no sé jugar ajedrez. Por lo que he leído, para jugar ajedrez se necesita tener un buen razonamiento matemático y lógico; algo que cumplo a la perfección. Solo que sencillamente nunca me atrajo aprender a jugar, y creo que tampoco se dio la oportunidad. A mis 21 años (todavía) quiero aprender a jugar, por el simplemente hecho de aprender. ¿Ustedes saben jugar? ¿Alguien me va a enseñar? ¿Es fácil? ¿Aman el blog?  

¿Cómo lo conseguí?

La editora del blog y yo hicimos un intercambio parcial de libros. Ella me prestó algunos, yo le regalé algunos (aunque no los aceptó). Entre los cuales estuvo La tabla de Flandes. De eso ya hace muchos meses, le di el tiempo suficiente en la fila de espera.

Un poco acerca del autor…

Me puse a leer la biografía de Pérez Reverte, en sus inicios fue corresponsal de guerra y tuvo una breve carrera en la televisión española. A causa de una disputa interna con otro conductor-productor tuvo que dejarla, pero no sin antes decirle: “Que te den morcilla, Jordi”. Amé esa frase. Seguro lo recuerdan por “La piel del tambor” y/o “La reina del sur”.

Reseña

¿Pueden imaginar el mundo del arte? No, no ese mundo lleno de cultura e impresionismo. Me refiero al mundo que se esconde detrás, el de la ilegalidad, aquel en donde se cuestiona la procedencia de las obras y se realizan fuertes transacciones “debajo de la mesa.”

Pues en el mundo que discurre entre la legalidad y la ilegalidad se encuentra Julia, una restauradora de obras que además de tener una sólida reputación posee una fina belleza ¿linda combinación, eh? A ella le han encomendado un trabajo de restauración de la obra “La partida de Ajedrez” del pintor flamenco Peter Van Huys, este cuadro antiguo guarda un inmenso secreto.

A la hora de comenzar la restauración Julia encuentra una curiosa “inscripción” que se traduce a: ¿quién mató al caballero? A partir de ese momento las indagaciones comienzan a surgir y más teorías salen a la luz. Al sentirse absorta en la inmensidad del cuadro decide pedir ayuda a su anticuario amigo homosexual, César. Curiosamente César a su vez decide pedir la ayuda de un excéntrico jugador de ajedrez con el fin de sentirse más ad hoc con el cuadro.

Otros curiosos personajes se entrometerán para intentar develar el enigma del cuadro, desde el dueño y su sobrina, hasta la intermediaria y el dueño de la casa de subastas. Aunque tal vez ellos sean una forma de alentar los descubrimientos, o tal vez en ellos recaiga el misterio mismo.

A la hora que comienza el primer asesinato comienza una partida “ficticia” contra el autor del cuadro para develar la sarta de misterios. ¿Un asesino puede matar a través de una pintura, y sobre todo, a través del tiempo? ¿Qué tan relevante es la partida de ajedrez para resolverlo? Con una mezcla de acción, aventuras, suspenso y el típico humor negro de Pérez Reverte se nos presenta La tabla de Flandes.

Opinión

Por algún motivo yo no quería leer más a Pérez Reverte en este año, no es que no me gustara, me ha encantado su último libro; sencillamente no quería. Y así fue hasta que llegó La Tabla de Flandes, intenté aplazarlo hasta que le llegó su momento.

Los personajes son jodidamente épicos: una restauradora sexy, un anticuario gay, un jugador de ajedrez excéntrico, una intermediaria cocainómana, un dandy seductor dueño de una casa de subastas, un dueño paralitico y una sobrina arpía. Creo que es el conjunto de personajes que más me han llegado a gustar, sus relaciones e interacciones son geniales. Admiro la forma de Pérez Reverte de adueñarse de la personalidad de cada uno.

Sucedió lo que sucede con los libros buenos, me enganchó y me causó el ansia de saber más. El primer día que lo empecé leí casi 70 páginas, algo atípico. Todo iba de maravilla hasta que llegué a la mitad, empezó a flaquear. El ajedrez me intrigó pero siento que las descripciones eran muy “profesionales” para los que no sabíamos nada. Si hubieran sido más neutras el libro hubiera tenido 5 estrellas.

Los giros en las tramas son buenos, ya que te mantienen al filo de la historia. Sólo que sucede que a veces llega a aburrir, hay algo en la esencia del libro que lo hace un poco tedioso, pero Pérez Reverte lo rescata en el capítulo siguiente. Hacia el final es cuando mejor se pone. Te da una idea, te da pistas, casi casi te dice quién es el asesino, y de repente te cambia totalmente el panorama; no es que el final no me haya gustado, es que no me lo esperaba, y me sorprendió enormidades.

Me parece que el título del libro es complicado de adivinar, porque era el nombre alternativo de la obra. Se refería a una tabla como el cuadro, y Flandes es el lugar donde se hizo, una provincia cerca de Holanda. Una novela recomendada para lectores que sean acérrimos a los géneros detectivescos.

"Si hay algo peor que morir, pensó, es hacerlo de un modo grotesco, con gente que llega y te mira cuando estás muerto. Pobre diablo."

"El hombre no ha nacido para resolver el problema del mundo, sino para averiguar dónde está el problema."

"No se preocupe. La vida es dificil, y las relaciones humanas más."

"Este mundo nuestro, el del arte y los anticuarios, es muy limitado."

PD: Obviamente no me imagino la tabla de ajedrez así... pero quería ilustrar. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario