¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

lunes, 7 de diciembre de 2015

Fragmento 922



Es hoy. Es hoy uno de esos días que no quiero recordar. Uno de esos putos días que mi mente se aferra en olvidar, pero mi corazón en recordar. Me lastima, me sigue lastimando. Escuece, quema, arde y vuelve a resquemar. Es el día que recuerdo su muerte, y sinceramente no deja de lastimar. Mi padre siempre dijo que los hombres no debíamos llorar, lo cierto es que él y yo lloramos el día que ella murió.

Al parecer no he dejado de huir. Recuerdo que huí del trabajo, de la casa, de la familia, pero no he podido huir de mí… ni del fantasma del alcoholismo. Él sigue ahí. Parece que somos uno mismo. Tampoco he dejado de recordar cuando la veía beber. Siempre juré a mi mismo que jamás bebería, pero mientras crecía sentía a ese fantasma dentro de mí, creciendo y creciendo; pronto me quedé azorado por él. Había noches que me pasaba rezándole a tu Dios para que me ayudara, y mi librara de ese horrido fantasma. No hubo respuesta, y honestamente creo que jamás la habrá. Tú Dios no escucha los lamentos de personas rotas y heridas.


He tenido un sueño, -y espero que no te burles-, me encuentro caminando bajo la lluvia bajo un cielo gris como la noche, yo tengo un paraguas azul, de pronto puedo leer el signo de: "No traspasar", el signo sale volando, mi paraguas también. Corro a cubrirme de la lluvia, en mi breve espera veo un charco de agua sucia en el suelo, me acerco, te miro. Me miro a mi mismo. Pronto deseo tocarte, acariciarte, sentirte aunque sea una vez más; la gente me mira. ¿Qué crees que sucede después? Toco el charco, me absorbe, me engulle, me devora y llego a tu mundo… Joder, cuánto te he echado de menos. 


6 comentarios:

  1. Me gustó, buena escritura...es como una memoria; y si lo estás convirtiendo en libro, seguí adelante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente que te haya gustado, ese es el punto implanter en el lector una especie de necesidad o de sentimiento que le genere la duda de qué está leyendo...

      Por ahora es solo un fragmento pero puede que en algún momento esos fragmentos se unan y hagan uno solo.

      Gracias por leerlo.

      Eliminar
    2. Creo que está bien así como está, ahora claro pasa a veces que miras distintos textos como los llamo yo, o fragmentos como los llamas tú, y siendo el autor de ellos sientes una conexión entre ellos... y claro que la hay, pero debes sentirla, verla, primero.

      De todos modos creo que el texto dice más de lo que se cree o ve a simple vista, cuenta toda una historia sin necesidad de otra palabra... y además tiene un gran final.

      Me gustó a decir verdad.

      Atte.: Una puta del universo.

      Eliminar
    3. La sentí... en mi mente. No creo que sea necesario ver para sentir.

      En eso tienes la razón, obviamente es ficción, pero tiene un poco de realidad... lo divertido es preguntarse dónde.

      No es el final, el final ni siquiera yo lo sé.

      Encantado que te haya gustado.

      Juan.

      Eliminar
  2. Yo me refería que sentir es ver.

    Pues sería un final.

    Atte.: Una Puta del Universo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente...

      Un final alternativo, diría yo.

      Juan.

      Eliminar