¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 11 de enero de 2017

Reseña de El complot mongol de Rafael Bernal

¡Pinche ...!
Título: El complot mongol
Autor: Rafael Bernal
Editorial: Joaquín Mortiz
Género: Novela Negra
País donde sucede: México
País de origen del autor: México
Año de publicación: 1969
Páginas: 221
Días para acabarlo: 5
Calificación personal: 4.35/5

Previo: Complots, sueños y amores imposibles (previo de Juan 5)

Por supuesto que he imaginado escribir una novela negra, tengo bastantes ideas, pero no logro darles forma; por eso el año pasado me dediqué a escribir cuentos, para que el día en que esté preparado para escribir una novela tenga muchas ideas de donde cortar tela. Algún día espero escribir esa novela, y ya sé a quiénes se la dedicaré…

Ahora, las novelas negras deben tener tres (o no sé si más, pero al menos tres) cosas fundamentales: el héroe (o antihéroe si usted gusta), un amor imposible (o medianamente posible) que logre quemarte hasta que te transformes en ceniza y un buen pretexto o compló. Si usted tiene esas tres cuestiones bien desarrolladas, le prometo que la historia funcionará, pero para que sea inolvidable tendrá que usar todos los recursos que tenga a la mano, así como sueños frustrados, anhelos, amores irreales, giros de tuerca y sangre, mucha sangre.

Parece que este año seguirán los cuentos, estoy ampliando mis panoramas, así que podremos leer desde los románticos (o algo así) hasta los más escabrosos. A ver qué dice el 2017 en cuanto a escritura…

¿Cómo lo conseguí?

Sabía que tenía que leer este libro en algún momento u otro, así que lo creí ideal para el cierre del año. Fui a una librería y no lo pensé un solo segundo más, lo compré, y lo empecé la semana siguiente.


Un poco acerca del autor…

No había oído mucho acerca de Rafael Bernal, recuerdo que leí en la biografía del libro que tuvo relaciones diplomáticas con otros países, y que escribió básicamente todo lo que se pudo escribir: guiones, obras, cuentos, novelas, ensayos, poemas. Su obra magna fue “El gran océano”.


Reseña

Filiberto García es un ex caudillo de la revolución mexicana, y ahora trabaja para el estado mexicano, como matón oficial. Después de haber estado implicado en varios casos de “ejecución” él se transforma en uno de los más confiables elementos de la seguridad nacional.

Cuando un rumor proveniente del exterior, pone en guardia a todos, incluyendo al FBI y la KGB; Filiberto tendrá que trabajar con ellos en conjunto para cerciorarse de la veracidad de éste. Comenzando en las míticas calles de la Ciudad de México en las que ahora se encuentra el barrio chino, se presenta: “El complot mongol” pieza clave en la novela negra mejicana.

A través de la radiografía de un ex caudillo que solo sirve para matar, y las imágenes de una ciudad en crecimiento, se presenta esta original historia. ¿Podrá García resolver el complot que se anida en las fauces del barrio chino? ¿Podrá concretar su amor imposible?


Opinión

Había leído montones de comentarios acerca de este libro, desde la preparatoria hasta la actualidad. Sin fin de personas me lo recomendaron porque marcó una diferencia en la novela negra mejicana actual. Yo creo que lo es, si consideramos el contexto y lo ingeniosa que es; creo que a veces se me olvida colocar a las novelas dentro del tiempo que fueron escritas y no dentro del mío. Así que puedo concluir que soy demasiado contemporáneo para comprender el significado y la profundidad de la misma.

La narrativa es bastante ingeniosa, y mejicana. Creo que las muletillas, frases o palabras mejicanas son inconfundibles y que todo latinoamericano podría reconocernos; sí, es algo que me hace enorgullecer. Las descripciones de la Ciudad de México de los años 60-70 son bastantes acertadas, y me sorprende que algunas calles sigan como hace 40 años.

Los personajes, o los temas son los elementales para una buena novela negra: el policía/detective que se sale de los estatutos de la ley, su amor imposible bañada de mojigatería y un extraño complot que involucra a más de un país. Algo en lo cual no estoy enteramente de acuerdo, es que los policías o detectives mexicanos jamás lograrán parecerse a los extranjeros, si son mexicanos ni siquiera necesitarán preguntar el por qué. Así que en este particular caso todo recae en los personajes secundarios… o en el contexto.

Así que sí, toda la novela es totalmente mejicana, por ejemplo nunca había oído que alguien le diga “chale” a un sujeto para reemplazar su nombre. Otra cosa es que le puse la cara de Sasha Montenegro al amor imposible del protagonista. ¿Ya dije que todo es muy mejicano y setentero?

Hubo un dato extra que quizá le dio más sabor, y fue que el personaje principal me recordó a un Aráizaga. Me recordó al primer Aráizaga, y aunque no lo conocí enteramente bien, me he labrado una imagen mental de él. Por esto pude llegar a compararlos.


¿Un complot mongol? ¡Pinche Mongolia exterior! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario