¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

martes, 5 de mayo de 2015

Aniversario del blog & Día del libro

Un año más… Y ya son dos

Nos leemos de nuevo. Un nuevo año en el blog, y rara vez digo MI blog porque -por más trillado que suene- el blog no es solamente mío, es de todos. Esencialmente para todos. Ya sé que hemos tenido cambios -para bien y para mal- pero el objetivo primario se mantiene: interesar a las personas en la lectura. Hacer un país de lectores, que a la larga será un país más cultural y  al final un país mejor.

Para el aniversario de este año (hablo como si el blog llevará cientos de años) decidí hacer algo especial: salir a la calle a regalar libros, el pretexto fue el día del libro, y el blog solamente se coló. Como algunos de ustedes lo pudieron leer en redes sociales (mi cuenta de fb personal y la cuenta de tw del blog) salimos a la calle obsequiar libros, pero no entré en detalle, estuve esperando a esto.

Al principio no sabía qué hacer, ni siquiera que obras  regalar, pero poco a poco las ideas se fueron aclarando. Los libros se ofrecieron de "voluntarios". Así que decidí citar a la editora del blog el jueves 23 de abril en un lugar del centro histórico altamente transitado: el corredor peatonal de Madero. A las doce del día -no la mejor hora del día para salir a caminar- empezó la travesía…

Hicimos dos carteles, uno deseando feliz día del libro y el otro haciendo un hincapié a un libro gratis. Al principio la gente nos miraba raro, la palabra gratis genera desconfianza, pero no los culpo. El mejicano tiene ese atisbo de desconfianza, pena, pudor de manera natural.

La primer persona se nos acercó, -no sin antes recibir miradas lascivas, sonrisas cálidas y hasta "chacaleos" de las especies del corredor peatonal-, era un joven de no más de 20 años. Se nos acercó tan galantemente que la editora pensó que iba a despojarnos de nuestras pertenencias, cuando nos "exigió" el libro no pude más que sonreír inmensamente. ¡Una persona quería leer, maldito Juan prejuicioso! Le dije que ofrecíamos los últimos post del blog "Cementerio de animales" , "Días de combate",  y "El gran desierto". El me comentó que le gustaban los libros de historia y detectives, así que después de un breve acuerdo le di "El gran desierto" del maestro James Ellroy. Lo único que le pedí a cambio fue que se lo regalara a alguien más cuando acabara de leerlo, para generar una "cadena de lectura".

Justo delante hacían un reportaje de -no sé qué- así que me colé en la toma y expliqué lo que hacíamos. Al reportero le encantó la idea, todos ganamos: yo salí en la tele promocionando la lectura y el ganó un reportaje del día del libro con una estrella de las redes sociales. Por cierto, ¿alguien me vio? Ya es como la tercera vez que salgo en la tele y como la sexta o séptima que me entrevistan para algo.



Seguimos caminando y llegamos a la catedral. Continuamos con los carteles, observé que un par de señoritas -bastante tímidas- se quedaron leyendo nuestros carteles, y les dije que se acercaran. Les mencioné que regalábamos  libros GRATIS, y ella inmediatamente dijo: Bueno, y ¿qué tengo que hacer? En ese momento no supe sí reír o llorar, reír por la forma en que lo dijo, o llorar por el contexto. ¿Por qué deberíamos restringir el conocimiento? Al parecer estamos condicionados a hacer algo a cambio de recibir. Después de hacer un sondeo le regalé "Cementerio de animales". Y le pedí que publicara en sus redes sociales lo que le había sucedido, y obviamente que regalara el libro cuando lo terminara.


Casi después un señor de la tercera edad se nos acercó, y quitado de la pena nos dijo que que trajimos. Sólo quedaba "Días de combate", él lo aceptó gustoso. Por algún motivo presiento que él será el que más lo disfrutará, pero ese libro se quedará siempre con él. Ese fue un regalo autentico -que por más que me entristezca- no cambiará de dueño.

Soy de las personas que confía en su país, aunque las personas me han dejado mucho que desear aún creo en ellas. No creo que existan malos mexicanos, solo mejicanos altamente ignorantes, que se ven orillados a actuar de manera precaria e irracional; porque las circuntancias lo orillan a ello. Soy del grupo que intenta hacer algo. ¿Ahora entienden un poco del objetivo del blog?


¿Qué tal? ¿Les gustó? ¿Van a ir a regalar libros pronto, o los van a donar al blog? ¿Cuántos libros llevan, cuántos planean leer este año? La oferta sigue en pie, si alguien quiere algún libro que ya haya leído con mucho gusto se lo puedo regalar.  ¡Sigamos haciendo cadenas de lecturas!

Nuevamente gracias. Gracias a todas las personas que me leen por el motivo que sea. Me sentiré realizado si alguien leyó un libro extra este año por mí, o por el blog. Ya casi llegamos a las 19,000 visitas. Benditos bots de Rusia.



PD: Creo en el karma, así que ese día regalé tres libros y conseguí otros tres. ¿Coincidencia? Nunca lo creo, sobre todo cuando la editora es tan generosa.


PD2: ¡Es el aniversario del blog, estoy planeando algo sumamente especial, además de los fragmentos, entrevistas y reseñas que se vienen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario