¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 11 de mayo de 2016

Reseña de El libro de los amores rídiculos de Milán Kundera


¿Cupido medieval? 
Título: El libro de los amores ridículos
Autor: Milán Kundera
Editorial: TusQuets
Género: Cuentos, Romance
País donde sucede: República Checa (varios países de Europa)
País de origen del autor: República Checa
Páginas: 318
Días para acabarlo: 5
Calificación personal: 4.5/5



Previo: Cuando el juego de roles va más allá…


¿Han jugado alguna vez a tomar “roles” con su pareja? Sí, me refiero al aspecto sexual. Este previo lo extraigo de una de las siete historias mencionadas en este compilado, donde una pareja toma el rol de autoestopistas desconocidos. El juego de roles en una relación sexual –o en un calentamiento previo– es una práctica común utilizada por las parejas cuando han perdido la chispa de la sensualidad o ésta se va difuminando, o sencillamente no quieren que su relación decaiga. Para llevar a cabo este tipo de prácticas se necesitan dos cosas fundamentales: confianza en el otro y definir los roles que se seguirán por un lapso determinado. Podría parecer algo sencillo, elegir una personalidad al azar –la personalidad de alguien más que fundamentalmente no soy yo­– y dejarse llevar por el momento… pero es algo mucho más complicado, pero sobre todo hay algo que se esconde (y no se puede entender tan fácil) en el querer ser otra persona, o al menos aparentarlo. El problema podría existir cuando esa otra persona domina tu forma de ser… y siempre te conviertes en un rol.


¿Cómo lo conseguí?

Producto de un préstamo de la misma dueña de Baila, Baila, Baila. Ella acostumbra leer este tipo de literatura llena de ficción, onirismo y cuestiones que te hacen pensar un poco en donde estás y hacia dónde vas. Me lo había prestado hace ya unos meses atrás, pero no pude leerlo en un momento mejor.



 Un poco acerca del autor…


Ayer me puse a leer su biografía en la página de la enciclopedia más famosa de todo internet, y lo que más pudo llegar a asombrarme es que fue casi expulsado de su propio país por tener ideas anticomunistas, bueno en verdad parecía tener ideas comunistas pero se le encontraron pruebas de lo contrario. Él se fue a Francia y fue acogido en ese país. Varios años después su obra maestra “La insoportable levedad del ser” fue presentada en Republica Checa. Ganador de varios premios y reconocimientos, tenemos al señor (increíblemente las personas lo confunden como mujer) Milán Kundera.


 Reseña


Voy a describir únicamente cuatro de los siete cuentos presentados en este volumen; seré sucinto:


Cuento uno: se nos presenta a un profesor universitario que por fin ha podido publicar uno de sus artículos en una revista de arte, gracias a esto otro colaborador le pide su visto bueno para también poder publicar su artículo. El problema radica en que el artículo del colaborador es pésimo y este no puede decírselo… no le gusta decir la verdad y su mentira parece no tener fin.


Cuento dos: los protagonistas son dos mujeriegos que narran su experiencia a través de una enfermera que conocen, en el transcurso conocerán a otros bellos ejemplares de este zoológico de mujeres que se llama Tierra.


Cuento tres: Aquí tenemos a una pareja que emprende unas tranquilas vacaciones, hasta que se les ocurre tomar falsas identidades y simular que la chica es una autoestopista y el varón es el conductor que la llevará. Todo comienza bien, hasta que ellos se meten demasiado en la ficción de sus papeles.


Cuento cuatro: Un simposio de médicos que nos explica los embrollos, confusiones y pasiones que se pueden desatar en los rincones de un hospital.


Al final tenemos una constante, el amor y la pasión son los motivantes de todos los personajes, y se pasa de la ira hasta el coraje o la decepción. ¿Cuán ridículo, desastroso o erótico puede ser el amor?


Opinión


Ya había pasado más de un año sin leer a Kundera, y honestamente lo extrañaba. No hubo la oportunidad de leerlo, francamente lo había olvidado. Existen dos opciones: leerlo pronto y tal vez no disfrutarlo tanto; o leerlo dentro de varios meses y tomarle el sabor exacto como a este. Este libro llegó en un momento perfecto, en el momento en el que sentía mi amor ridículo, y así se confirma por veinteava vez que los libros los disfrutas más si llegan en momento indicado y no los apresuras.


Los cuentos son bastante breves y se te van como agua, en especial los primeros cuatro que fueron mis favoritos, los demás me costaron un poco más porque me produjeron menos interés. El libro es bastante fácil y no presenta mayor complicación, se te va antes de que puedas tomarle sabor a los personajes.   


No hubo parte favorita, pero sí cuento favorito y es el de los autoestopistas falsos. Algo hubo en este cuento que me permitió proyectarme de sobremanera, no puedo explicarlo pero remembré a una persona, a una situación y a una noche. Aunque puede que sea una mezcla de varias personas, o de varias noches o de varias situaciones, justo como en los juegos de roles que van más allá de tu propia personalidad.


Al ser cuentos se te van rápido y es sencillo tomar ambiente. Kundera es genial para crear ambientes en unas cuantas líneas, además de hacerte imaginar los sentimientos y expresiones de sus personajes. La traducción no me parece mala y es aguantable. Ya han pasado varios libros así que no recuerdo a la perfección la insoportable levedad del ser, pero no me saben igual.


La mayoría de los personajes tienen una constante: el erotismo, pero la gran diferencia es la forma en la que lo expresan. Unos con ira, otros con indiferencia y otros con sensualidad. Todos me parecen piezas fragmentadas del mismo Kundera.



¿Cuál ridículo es su amor? ¿Del ridículo que da risa o que da pena?

No hay comentarios:

Publicar un comentario