¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 25 de mayo de 2016

Reseña de Señorita Vodka de Susana Iglesias.

Título: Señorita Vodka
Autor: Susana Iglesias
Editorial: TusQuets
Género: Narrativa, Ficción, Contemporáneo
País donde sucede: México/ Estados Unidos
País de origen del autor: México
Páginas: 212
Días para acabarlo: 2
Calificación personal: 4.5/5

Previo: ¿Y qué tal Señorita Mezcal?

En algún punto de la vida de un hombre existe una señorita vodka, aquella señorita que te hace sentirte embriagado con solo verla. Los motivos pueden ser físicos, sexuales o hasta mentales, pero cuando entra en contacto contigo te hace perder la cabeza y te sentir que las piernas tiemblan. “Hands are shaking, knees are weak”; y la única forma de parar es verla y tomarla.  En esta ocasión no haré afirmaciones de si he tenido, tuve o tendré una señorita vodka, pero no creo que al final sea tan romántico como lo describí hace unas líneas… porque cuando todo se acaba te deja con un dolor de cabeza y unas ganas de no volver a probar el vodka jamás. Cruda de mujeres, le dicen.

¿Cómo lo conseguí?

Llevaba años buscando este ejemplar, cuando salió se me hacía algo caro y lo fui dejando pasar. Una tarde en la colonia Roma encontré este maravilloso regalo a una infame cantidad de 25 pesos, el cual no dudé un solo instante en comprar. Creo que la señorita que me acompañaba esa vez me da suerte, porque a partir de ese día todo ha ido de maravilla… puede que me haga falta esa suerte… al menos para comprar libros.
  
Un poco acerca del autor…

No sé nada de Susana Iglesias, sólo recuerdo que ha vivido gran parte de su vida en el centro histórico (que también es donde yo crecí) y que ha ganado un par de premios por su bizarra narrativa. Me encantaría leer algo más de ella y ya le mandé un tuit… a ver qué pasa.
  
Reseña

Tenemos a la señorita Vodka como personaje principal. Al principio no nos podemos dar cuenta en dónde estamos, mejor dicho no podemos diferenciar si nos encontramos en un bar de mala muerte del centro histórico de la Ciudad de México, en un hotel de paso o en un puticlub… así comienza esta elocuente narración.

A través de una serie de cartas, remembranzas y episodios que discurren entre la realidad y la ficción, la señorita Vodka nos intenta contar a los cuatro hombres que le marcaron –o le jodieron– la vida. Tenemos a W, el amor de su vida; a Judas un policía que la mantiene en el limbo de la ambivalencia; a Mike su príncipe azul güero y a García que intentará salvar su vida del barranco al que se aproxima.

En medio de Los Ángeles y la Ciudad de México se nos expone a la señorita vodka, una mujer que se ahoga en ella misma y ha encontrado la diversión en la ruleta rusa. Atrapada en sus recuerdos, demonios y propias adicciones se nos trae esta depresiva pero sexosa historia… ¿Cuánta suerte tendrá para no volarse la cabeza con la ruleta rusa?
   
Opinión
  
Me ha encantado la forma de escribir, es tan apasionada y tan adultera a la vez. Logré imaginarme a la narradora con una voz llena de concupiscencia aderezada con un toque de aguardiente, la narrativa me pareció tan realista que parece verdad. Se me fue como agua, y en cuanto me di cuenta dos días habían pasado y yo lo había concluido.

Hubo una escena que se me quedó bastante bien grabada y fue cuando juega ruleta rusa en Garibaldi, en este punto su vida le vale madre y sólo quiere pasar el rato. ¿Qué tan devastada debes de estar para jugar a la puta ruleta rusa? En sí muchos pasajes que hablan del centro histórico me gustan y me hacen sentir una alta empatía por las historias.

Aquí viene la peor parte de toda la novela, la narrativa. La narrativa está tan desordenada que te cuesta demasiado trabajo seguir las ideas, y realmente lo hace pesado y complicado de disfrutar. Si hubiera tenido un ritmo normal, con algunos juegos de tiempo hubiera sido excelsa. Toda la conexión que logras obtener se pierde en el siguiente capítulo.

Como dije antes, la forma de escribir es tan preciosamente dura que te logra imaginar todo, incluso las ganas de embriagarme con vodka estuvieron rondando mi mente toda la semana. Sigo necesitando un vodka después de leerlo. (Ahora más que cuando escribí la reseña). Le puse cara a este personaje, la cara de la persona real no tiene que nada que ver con el personaje, sólo es una fantasía provocada por el vodka… y ella nunca tendrá la menor idea.

La señorita vodka es altamente seductora, pero sus novios me parecen de lo más idiota posible, sí, justo como los hombres lo somos. Ahora que me pongo a analizar un poco más profundo, las historias parecen cartitas suicidas de una loca a sus ex novios. Mujeres dañadas por hombres aún más dañados.

Necesito un trago de vodka. O tal vez necesito una señorita vodka. O una señorita Mezcal. O una señorita Tequila. O una señorita Cerveza Artesanal… ¿Cuál creen que me quede mejor?

Citas

"No se trata de lo que uno conserva, se trata de todo lo que perdemos."

"Existes porque me dueles, por esa razón sigues existiendo."

"Te ha pasado varias veces, no sabes de dónde o por qué aparece el dolor. El dolor no se puede controlar, aquel que diga que es así, está mintiendo."

"La culpa es una reacción emocional aprendida, sirve para manipular, nada más; fuera de eso, no sirve para nada."

"Nada deseo más en el mundo que tropezarme contigo alguna noche…"

"Me alcanzó, me besó, me preguntó quién me había hecho tanto daño. No pude responderle. No pude decir un nombre, no pude decir aquella inicial."

"Evito todo el tiempo llamar a las personas por su nombre, por miedo a encariñarme, por miedo a gritar los nombres en una mala parranda, por miedo a escribirlos, los nombres abren alacenas emocionales. Un nombre deja heridas siempre."

"Tuve días pasmosos, días en los que nada sucede; ese es el momento justo en que sabes que el desamor es un pasajero eterno."


"El desamor se nutre de una soledad involuntaria."

No hay comentarios:

Publicar un comentario