¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

lunes, 12 de diciembre de 2016

Crónicas de viaje: Puebla, NFL, Despedida





La última de tres crónicas que escribí con motivo del viaje de mi primo a la CDMX. La crónica es algo que me gusta escribir, solo que necesito buen material para escribirlas, o sea que necesito viajar más para escribir más. Si quieren seguir leyendo crónicas, invítenme a algún lado.



Puebla
Era domingo, aunque yo ya no sabía en qué día me encontraba después de tanto desvelo. Me levanté siete a eme, me duché (palabra que por excelencia tenía que usar en alguna crónica), desperté a mi primo y fuimos por la señorita Brenda. Después de que nuestras primas cancelaran por un motivo mayor nos dirigíamos a Puebla, ¿por qué ruta? Tampoco lo sabía, regularmente nunca sé que ruta, por eso llevaba a la chica del GPS para que me ayudara a no perdernos en este mundo de carreteras ignotas. A la primera parada posible le echamos gasolina al auto, y compramos un par de cafés, no era un viaje largo, pero necesitábamos estar despiertos, necesitábamos estar al tanto del alrededor…y yo enfocado en la carretera.
Puebla 2

Cerveza Artesanal
En este punto he de decir que cuando manejo a altas velocidades intento ir concentrado, algunas personas dirán que voy ensimismado, pero voy atento a todo. Necesito ir atento, porque todo puede cambiar en un par de segundos. Todo. Después de pasar por tres casetas de cobro, llegábamos a Puebla, pero no al centro, a las afueras. Tardamos otra media hora en llegar al centro. Yo insistía en comer en el mercado tradicional, pero a mis acompañantes no les parecía la mejor idea, tal vez no fuera la mejor idea. Así que dejamos  el carro en un estacionamiento y nos dedicamos a caminar. La primera parada fue “Fonda Santa Clara” a la cual no quiero hacerle excesiva publicidad, pero es restaurante infaltable en el centro de Puebla. Excelente servicio, excelente comida y buenos precios. Aquí pedimos un poco de todo, mole con arroz, sopa de tortilla, sopes poblanos y la respectiva cerveza artesanal. Luego pasamos a una tienda de regalos, donde un compre un búho tallado de madera y tomamos un par de fotos. Después seguimos caminando por el centro hasta que llegamos a la catedral, a la cual yo estaba un poco renuente de entrar pero al final sucumbí y di el paseo reglamentario.


La catedral

Salud
Seguimos caminando, guiados por el siempre confiable google maps, y paramos en “La pasita” una especie de cantina antigua que vende shots o caballitos de diferentes sabores, según la tradición cada trago te cura algo diferente, mi primo pidió el de pasita… así que intenten imaginar que cura. Yo pedí de naranja (el cuál aborrecí) y ella de frutos rojos. Como era domingo, justo enfrente se encontraba un tianguis de baratijas en el que decidí entrometernos. No buscábamos nada en particular, solo mirábamos. Brenda (mi novia) encontró un libro de Paz (que luego olvidaría en un restaurant) y yo miré todos los libros posibles…sin encontrar nada que fuese de mi agrado. Finalmente volvimos a la pasita y ellos repitieron, yo no, porque como siempre iba a manejar.  Nuestro siguiente destino era Cholula, así que volvimos al centro, no sin antes probar un postre regional que era un tipo de natilla.
Mi foto favorita
La casa de Frida
Tomé la carretera, la chica del GPS me iba guiando, en todas las veces que habíamos salido juntos jamás nos perdimos… hasta esta ocasión, en su defensa puedo decir que yo puse el destino incorrecto, porque al parecer había demasiadas Cholulas en el mapa. Después de haber casi entrado a una fiesta de pueblo, nos dirigíamos al centro de Cholula. Al llegar caminamos brevemente por el zócalo y miramos la catedral. Habían pasado horas desde nuestro desayuno, así que era la hora de la comida. Mi primo buscó un lugar en Foursquare y el que relucía era “La casa de Frida”. En este punto he de decir que yo quería comer en el mercado de la ciudad, que pintaba mucho mejor que en las afueras de Puebla, pero la chica del GPS me convenció con unos profundos ojos negros, así que no pude resistirme. Este lugar, que también fue una perfecta elección, tenía un buen ambiente, buen servicio y excelentes precios. Ellos pidieron semitas de arrachera y milanesa respectivamente, yo pedí caldo de Cholula (o algo así) y alambre de rajas con queso. Hubiera preferido las semitas, pero el caldo estuvo riquísimo. Toda la comida acompañada, como es costumbre, de un par de cervezas artesanales, y en el caso de la dama de un coctel de mezcal. Se estaba oscureciendo y tendríamos que regresar a la ciudad.
Refrán
El regreso en carretera fue lo que más aborrecí, no estaba cansado ni bebido, pero me sentía estresado, detesto manejar de noche. Esta carretera es particularmente rápida… y si antes venía ensimismado, esta vez venía totalmente enfocado, aunque puedo presumir que el auto que manejaba se comportó a la altura, básicamente ese auto se maneja solo. Venía tan concentrado que ignoré a la chica del GPS en distintas ocasiones… mientras mi primo (como buen Aráizaga) se quedaba dormido, nuestra familia no fue hecha para ser copilotos, somos conductores o pasajeros por naturaleza. Una hora y media, y un accidente en la carretera después llegamos a la ciudad sin percances, y nuestra última parada sería Coyoacán, en este punto echaba más de menos a mi cama que a nadie, y después de un par de bebidas calientes para el frío aquí cerraba la visita de Puebla.
 
**
Lunes. Por fin, el día por el cual habíamos estado esperando por meses, el día en que la NFL regresaba a México. El día en el que vería por primera vez un partido de la NFL en vivo con mi padre, la persona que me transmitió su amor este bello deporte, y aunque él no le pusiera mucho empeño, la genética hizo su trabajo y me hizo enamorarme perdidamente del futbol americano. Teníamos todo listo, y quedamos de vernos con mi padre y otro de mis tíos en mi casa. Pero antes de eso…


Selfie


El día no estaba muerto, fuimos al centro, y misteriosamente acabamos en una cantina tradicional, “Los portales” si mi memoria de borracho no me falla, en este lugar pedimos dos cervezas en la barra y mi primo se enamoró perdidamente de un gato que se hallaba dormitando en un banco, al parecer ese gato era dueño del lugar. Después de beber las cervezas apuradamente fuimos a “El Deposito” un bar de cervezas artesanales, ahí solo bebimos una cerveza cada uno, y estábamos listos para volver a casa.
At Mexico City
Al llegar a mi casa quise tomar una breve siesta, pero… tocaban el timbre. Las visitas habían llegado. Era tiempo de irnos al partido. Mi padre y mi tío habían llegado. La elección por mayoría de votos fue: Uber. Llegar al estadio no fue taaaan complicado, ni siquiera entrar lo fue tanto, salir fue lo más difícil, pero de eso ya hablaremos palabras adelante. Entramos a la tienda de la NFL, la cual estaba atestada de compradores, realizamos el pedido y filas después, salimos. Seguíamos contemplando a la fauna de la NFL, fanáticos de los Raiders caracterizados de malosos, y tejanos con sombreros y cuernos largos. Esto de la NFL es toda una faramalla, desde los espectadores hasta los jugadores. Finalmente tomábamos nuestros asientos numerados, en la parte más alta del Coloso de Santa Úrsula. En este punto debo aclarar que si los Broncos hubieran jugado yo compraba los de hasta abajo, aunque hubiera tenido que quedarme sin comer por dos meses.
Fuck U, Trump
El partido empezó con el himno de Estados Unidos y luego el de México, después se formó la bandera de nuestros vecinos y luego la nuestra. A todos los mejicanos se nos erizó la piel, aunque Julión Alvarez fuera el elegido para cantarlo. Y empezó el partido con la singular kickoff y el singular grito mexicano: eeehhh puto. El partido discurrió entre cervezas caras, comentarios deportivos, comentarios políticos y hasta comentarios raciales. Regularmente en un partido de casi cualquier índole el juego mismo carece de valor, y el ambiente alrededor es lo que más se disfruta; la emoción de vivir un juego en la NFL es inigualable. De la mayoría de mis experiencias de viaje, la que más he disfrutado fue ir a ver a los Broncos jugar a Seattle, pero esa es otra crónica. El partido finalizó y se definió hasta la pausa de los dos minutos en el último cuarto, y como buenos aficionados decidimos quedarnos hasta el final; craso error. Aunque no había tantísima gente, el transporte fue jodidamente ineficiente. De los tres Uber que solicité, los tres tuvieron que cancelarme. Nos vimos orillados a tomar un camión que nos dejaría a cuadras de mi casa. Todo este conjunto de acciones no me enojó en lo más mínimo, lo que realmente me encabronó fue que los Raiders ganaran. Estaba muy enojado. Así que cuando llegamos a la estación de metro cerca de mi casa, del puro coraje tuve que zamparme cinco tacos de suadero, al igual que todos los que me acompañaban. Cuadras después llegaba a mi casa, mucho después de medianoche. Era lunes, y al otro día trabajaba. Maldita sea ser un Godínez. Pero, equis somos chavos, total un pinche día de desvelo extra, no era nada…


Para el recuerdo

**
Coyoacan
Martes. El último día del cangrejo en la ciudad. El tiempo se nos había volando entre desvelos, charlas y cervezas. Habíamos hecho tanto en tan pocos días. Honestamente fue una experiencia intensa y agradable. Pasamos buenos momentos juntos, y bastante diversos. Así que era tiempo de levantarse y trabajar. Llegué al trabajo y pedí un café grande en el puesto de la esquina, justo como lo venía haciendo desde el jueves; esa semana la cafeína y yo fuimos uno mismo. Después de un día mortalmente aburrido, mi jornada laboral llegaba a su fin. Le marqué a mi primo y quedamos de vernos en Coyoacán, después de que él estuviera indeciso. Llegué en menos de cincuenta minutos del trabajo a Coyoacán, nos saludamos (escuetamente as always) y entramos a un bar. Pedimos solo una cerveza para cada uno y después nos marchamos, pero con la duda si en verdad cada mesa tenía un dispensador de cerveza ilimitado.
Minutos después –de no hallar mi carro por ningún lado– nos dirigíamos a “La pizza del perro negro” ubicada sobre Félix Cuevas y casi Avenida Universidad. Tenía que cumplirle el último antojo posible a mi primo: pizza de chilaquiles. Ambos pedimos vasos de cerveza y disfrutamos de la pizza. La cena llegaba a su fin, y también el material de la crónica. Antes de que llegáramos a casa, pasé a hacer un pequeño delivery, le fui a dejar una rebanada de pizza a la chica del GPS en señal de agradecimiento por lo de Puebla. Lo que ella agradeció con un largo beso y abrazo. ¿No soy un novio genial? Dicen que uno como sea, pero que la pizza enamora. 
Pizza de chilaquiles, miamor
Llegamos a mi casa, casi automáticamente a dormir. Le dije que me despertará en la madrugada antes que se fuera. Me quede dormido en unos instantes. Dieron las dos cincuenta a eme, y me desperté automáticamente (súper poder Araizaga), él pidió su Uber, y bajé a dejarlo. Nos abrazamos y se fue. En lo que subí y me acomodé en la cama él ya había llegado al aeropuerto. Dormí profundamente, y cuando me levante para otro desastroso día laboral, él había llegado a Mérida.



Pizza del perro negro

Aquí concluye la tercera crónica. No se vale llorar. ¿Les gustó? ¿Qué otro lugar les gustaría que fuera? ¿Se rieron?
Hasta el próximo viaje, cangrejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario