¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Reseña de Latinas candentes 6 de Fernando Lobo


Pero que ojos...
Título: Latinas candentes 6

Autor: Fernando Lobo

Editorial: Almadía

Género: Ficción transgresora, ensayo

País donde sucede: México

País de origen del autor: México

Páginas: 127

Días para acabarlo: 1

Año de publicación: 2013

Calificación personal: 4.1/5

 

Previo: La vida de un director porno

 

¿Alguna vez han imaginado como podría ser la vida de un director porno? La primera imagen mental que se nos viene a la mente es: S E X O. Imaginamos cuerpos sudando, centímetros de piel chocando y chicas que se postran a tus rodillas a la espera de que hagas lo que quieras con ellas. Y puede que en algún momento todo sea como describí en apenas unos renglones, pero… siempre hay un pero, eso sólo funciona durante un tiempo. Apuesto a que incluso los sementales se hastían de tener todas las chicas que pueden coger. El punto es que la mayoría de los humanos necesitamos compañía para no sentirnos solos, en eso radica la humanidad, así que incluso director más pervertido quiere en el fondo de sí construir una familia con dos hijos y tener un perro. ¿Qué harían ustedes? ¿Entrarían al sucio juego de la pornografía? ¿O apostarían por la rutinaria vida que los absorbe segundo a segundo? Difícil decisión… sexual.

 

¿Cómo lo conseguí?

 

Yo les dije que en no mucho tiempo veríamos por aquí a Latinas Candentes 6, y cumplí. Es el último libro que me quedaba del pack de cinco.

 

 

Un poco acerca del autor…

 

Lo último (y primero) que se vio de Lobo aquí fue “Friquis” novela que relata la mierda del medio farandulesco mejicano. He investigado más de sus libros, y parece que se atreve a tocar temas sensibles para el público mejicano: sus diversiones, sus miedos y aquello que esconden en los rincones de sus mentes. Creo que lo que seguirá del autor aquí será: “Relato de un suicida”… cuando lo encuentre.

 

 

Reseña

 

Eddie Montoya es director de películas porno, pero el trabajo ha invadido el ámbito familiar y no me refiero a mujeres desnudas o miembros desmedidos, sino al exceso de trabajo. En un exceso de locura de Eddie, su mujer lo deja en conjunto de su hijo, por lo que Eddie entrará en una crisis que expresará con lujos innecesarios y carencia de ideales.

 

A través de la radiografía de las películas porno, los sueños fallidos de los actores  y las añoranzas que vamos perdiendo en el camino (de formar una familia) se intenta explicar el consumismo del porno en la vida actual. ¿Eddie será un consumidor más o realmente comprende todo lo que el porno significa para la psique humana?

 

Opinión

 

Al igual que con “Friquis” se toma un tema delicado para el público mexicano, más que delicado es un tema tabú del cual los padres mexicanos no hablan con sus hijos: la pornografía. La mayoría de los jóvenes aprenden por amigos, primos o hermanos mayores, lo cual genera una brecha de información que concluye como un acto transgresor o prohibido.

 

Ahora bien, después de un segundo previo: creo que la novela está camuflada como un ensayo que quiere demostrar qué es la pornografía; no sus ventajas o desventajas sino lo que representa para el ser humano, tanto en aspectos visuales, de ego, mentales y hasta físicos. Se intentan expresar los sentimientos ocultos dentro de la pornografía dura, y únicamente usa las voces de los personajes como voces internas de expresión.

 

Me gustó la forma de describir lo fugaz que es la vida para una actriz porno, lo que piensa, sus motivaciones y por qué lo hacen en realidad. Es algo mucho más complejo que no se lograría entender a simple vista. No hay una escena que me guste en particular, pero los intervalos donde se narran las escenas pornográficas tal cual como suceden me agradaron, Lobo no se queda con ganas de nada.

 

Es una novela muy breve que no tiene separaciones y tiene una forma particular de contarse. Creo que no es una novela muy apta para todos, en especial para aquellos “persignados” que se asustan del cuerpo humano y sus expresiones.

 

Finalmente tuve una duda: ¿cuántas películas habrá visto Lobo para sensibilizarse con el porno? Para escribir Friquis hubo que leer cientos de revistas y contenido basura. ¿Habrá sucedido lo mismo con ésta? Adoraría que Lobo nos respondiera esta pregunta.

 

¿Qué necesita usted para ser una latina candente? ¿No tener sueños? ¿No tener aspiraciones? O, ¿sólo ser latina?

No hay comentarios:

Publicar un comentario