¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 30 de mayo de 2018

Post de aniversario: Cosas que aprendí con el blog.

Cinco años, maestros. Cinco años cumple, Crónicas Azules #13. Mi blog, el blog, el blog de libros, mi blog de libros –y otros menesteres-. Estoy seguro que ya están cansados de saber los “datos duros” que llevamos, o que siempre digo que no es fácil mantener un blog que me ha dado 65 pesos (13 pesos por año) contra una inversión (porque los libros son una inversión) de más de 10,000 pesos (aunque probablemente me esté yendo corto). Así que basta de ello, hoy no habrá quejas. Pasemos a las cosas que he aprendido en más de trescientos libros…

·         La más importante de todas: imaginar. Escapar de la realidad, de mi realidad. Desde siempre he tenido una imaginación terriblemente sagaz y desarrollada, no sé por qué o de dónde salió, pero créeme que siempre puedes imaginar más. Mucho más. Un librero, el color de una cobija, la portada de un libro, los detalles microscópicos son el límite, u alguna luna de alguna otra galaxia podría serlo. (?)

·         A reflexionar. Por eso soy el chico ensimismado. Aunque ser ensimismado no significa pensar en las frases antes de decirlas. Yo sé que no todos los libros nos marcan ni nos aportan la misma cantidad de información, ni que todos son tan profundos, hay unos que se te quedan pegados por años. ¿Verdad, American Gods?

·         A escribir (más no a redactar). Estoy seguro que si no hubiera leído la cantidad de libros que leí, jamás hubiera podido hilvanar esas ideas, esos paisajes, esas sensaciones. Y aunque me falta muchísimo, creo que contagiar los sentimientos que me salen por los dedos, es una sensación placenterisima. A veces tengo demasiadas ideas agolpadas en la mente, y si no las escribiera, explotarían en mi mente.

·         A aceptar que hay diferentes libros, para diferentes personas, de diferentes temáticas, en diferentes tiempos, para diferentes lectores (subdesarrollados o no). En años recientes, mi diversidad lectora ha aumentado, ya no leo puros extranjeros para sentirme único y diferente… ni tampoco a puro mexicano para sentirme súper patriota.

·         La más dura de todas: que leer no te hace mejor persona, ni cambia a los países, ni arregla los problemas, ni mejora las cosas. Leer es solo la base, la teoría. En nosotros recaen las acciones, y eso definitivamente ha sido lo más difícil de asimilar. Durante años quise cambiar un país, y me di cuenta que no podría, que se debe cambiar a las personas, generar un interés genuino, y no obligándolos. Incluso una recompensa funciona mejor que un castigo.

El año aún no se acaba, y cuando esto se esté publicando, (ya sé dónde estaré pero es una sorpresa), iremos a mitad de año. Hay muchos libros por leer, los mejores aún no están definidos, así que todavía nos queda mucho por avanzar… y comprar.

Hasta que los ojos, y los dedos nos den. Esto no se acaba hasta que se acaben los libros.


Gracias por llegar aquí.

Back to the basics.

No hay comentarios:

Publicar un comentario